Historia

Historia de la Cerveza en el Callao

La cerveza surge en el Perú en un periodo histórico cataclismo que tiene como epicentro el Callao. En 1863 el inmigrante alemán y cervecero artesanal Federico Bindels funda la “Cervecería Pilsen” en la antigua Calle Lima del Callao. En aquel momento no habían transcurrido 10 años de la abolición de la esclavitud en el Perú y no pasarían 3 años más para que el Callao se encontrara en medio de un nuevo ataque español, el histórico combate del 2 de mayo que tiene como escenario nuevamente al Callao. Cinco años después del inicio de la fabricación de Cerveza en el Callao Bindel se asocia con Aloise Kieffer, un inmigrante francés que también elaboraba cerveza artesanal y juntos amplían la fábrica el mismo año que llega a Lima Enrique Meiggs para construir el ferrocarril Lima-Huancayo, joya de la ingeniería moderna, considerada como patrimonio de la humanidad. Ese mismo año llega la “fiebre amarilla” al Callao y se expandió por el puerto diezmando la población chalaca. Mientras tanto en el Perú los presidentes no lograban terminar sus periodos debido a revueltas, golpes, autoproclamas y designaciones que configuraban un Perú convulsionado, atrapado en disputas por el poder de las clases dominantes, la ambición por el guano y el salitre hasta que llego la guerra con Chile en 1879.

Lo que paso despues en el Perú es historia que no podremos olvidar asi como tambien lo que paso con la cerveza pilsen Callao.

Luego de más de 100 de años de existencia la compañía de cerveza se convirtió en un emblema del Callao, miles de chalacos trabajaban y consumían la cerveza que ellos mismos producían. Hoy de aquello no queda nada, Pilsen Callao es hoy solo un nombre de un marca de cerveza que paso de mano en mano hasta terminar siendo parte de la multinancional Anheuser-Busch InBev, un conglomerado Belga-Brasileño-Americano que produce masivamente marcas como: Budweiser, Corona Extra, Stella Artois y Beck’s, además de marcas locales tales como Bud Light, Skol, Brahma, Quilmes, Labatt’s Blue, Michelob, Harbin, Sedrin, Leffe, Cass, Paceña, Klinskoye, Sibirskaya, Gilde, Chernigivske, Jupiler y Pilsen, entre otras.

En medio de este escenario surge Cerveza Chalaca en el 2019, una cerveza artesanal fabricada en el Callao, por chalacos y para chalacos, rememorando el sabor de antaño y permitiendo volver a recuperar uno de nuestros iconos culturales más queridos y que junto a nuestro grito histórico ‘Chimpum Callao’ nos dio fama mundial.

No existe región en el Perú que tenga un arraigo historico-cultural tan fuerte con la cerveza que el Callao, donde hoy se vuelve a fabricar la mejor cerveza artesanal del Perú.

Cerveza Chalaca en sus tres presentaciones: rubia, trigeña y morena utiliza las mejores maltas y lúpulos del mundo las cuales son sometidas a un paciente y riguroso proceso de elaboración para producir una cerveza intensa en aromas y sabores frescos que producen una nueva experiencia en el paladar.

Cerveza Chalaca no contiene preservantes, ni saborizantes, utiliza insumos naturales y tiene como norma el respeto al medio ambiente.

Cerveza Chalaca es una cerveza artesanal que no debe compararse con la cerveza industrial de consumo masivo, la cerveza artesanal no reemplaza los insumos naturales por quimicos, no acelera su proceso natural de fermentación, respeta los tiempos y por eso su producción es limitada y dirigida a un publico que gusta de experimentar nuevas experiencias y compartir lo mejor con su familia y amigos.

 Al ser un producto natural y eco-amigable Cerveza Chalaca contribuye a su salud porque la cerveza artesanal posee un alto contenido en vitaminas, sales minerales, proteínas, fibras, micro nutrientes y carbohidratos. Según un estudio realizado en la Universidad de Cardiff (Reino Unido), la cerveza artesanal incrementa el colesterol “bueno”, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto valor nutricional y favorece la digestión.

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter